Moda

El consumidor español de moda es uno de los más activos en redes sociales. Todas las semanas más de 1,1 millones de usuarios interactúan en alguna red social y se efectúan más de 3,8 millones de búsquedas en Google sobre marcas de moda

Las app son una gran oportunidad, ya que obtienen ratios de conversión muy altos: un 9% afirma que es su principal medio de consulta y un 11% su principal canal de compra

La omnicanalidad – que combina los puntos online y offline – en el sector de la moda, ha llegado para quedarse. Aunque la tienda física sigue siendo el principal punto de compra, los consumidores en España reclaman poder interactuar y comunicarse con las marcas, a través de diferentes canales (site corporativo, tienda online, apps, redes sociales, etc.).

De hecho, la omnicanalidad ya supone el 40% de las compras del sector y, además, el gasto medio de las compras online es entre dos y tres veces superior que el de la tienda física.

Estos son algunos de los datos que recoge el informe ‘¿Moda por un tubo? La relación con el cliente omnicanal en el sector moda en España. Retos y oportunidades’, elaborado por PwC con la colaboración de Coonzoom y Comerzzia, a partir de entrevistas y análisis del comportamiento en Redes Sociales de 1.000 consumidores de entre 16 y 65 años. (http://www.pwc.es/es/sala-prensa/notas-prensa/2016/moda-por-un-tubo-relacion-cliente-omnicanal-sector-moda.html)

El estudio, que analiza las claves en el proceso de compra en la industria de la moda y reflexiona sobre los retos de las marcas para mejorar la experiencia omnicanal de los clientes, establece tres perfiles de comprador, según sus decisiones de compra:

Los compradores tradicionales suponen el 60% del total y son reticentes al mundo online. Se trata de los usuarios de mayor edad y de los más jóvenes, que compran con sus padres.

Los compradores digitales son el 21,2% y se trata de compradores pragmáticos y oportunistas, en especial, mujeres de entre 25 y 44 años.

Los compradores mixtos suponen un 18,4% del total y son varones de menos de 44 años, que explora diferentes alternativas y efectúa un tipo de compra muy meditado.

De la suma de las compras digítales y mixtos se desprende que hay ya un 40% de consumidores que compran en canales digitales o que su decisión de compra se produce en el entorno online.

La generalización de los smartphones está siendo un factor clave, en la evolución de los hábitos compra de moda. En concreto, semanalmente, un 21% de usuarios ya compra a través de dispositivos móviles (smartphones y tablets) frente al 20% que lo hace desde el PC.

Pero no solamente los hábitos de compra están cambiando, también los de búsqueda: más del 80% de los compradores online -un 47% en el caso del comprador offline- afirma consultar webs o apps de las marcas y un 53% consulta en redes sociales -en 29% en el caso offline.

En un informe publicado por Xerox ( https://www.xerox.com/en-us/services/customer-care/customer-service-2015) se  señala  que  los  consumidores  pasan  por  al  menos  cuatro  puntos  de contacto antes de acudir a la red de tiendas: visitan la web de la marca, la tienda online, buscan las recomendaciones de amigos y familiares y consultan foros y blogs. Estos contactos influyen en la decisión de compra y, por lo tanto, las marcas tienen el gran reto de impactar en esos puntos previos a la compra y mejorar los ratios de conversión en esos puntos de contacto, que todavía son inferiores a los del canal físico.