Pago móvil

En 2018, el 50% de los consumidores, en mercados maduros, utilizará smartphones o wearables para realizar pagos móviles. Esta opción gana adeptos rápidamente en Estados Unidos, Japón y Europa, como acaba de constatar un reciente informe de Gartner.

De hecho, la consultora estima que la mitad de los consumidores en estos mercados maduros utilizará su teléfono o complementos inteligentes para hacer pagos móviles, en 2018. Esta es sólo una de las muchas innovaciones que afectarán a las preferencias del cliente, en cuanto a sus tecnologías personales.

La firma especializada también detecta gran innovación en aplicaciones, dispositivos móviles y servicios móviles que impactarán, opina, en los modelos de negocio tradicionales, sobre todo en la forma en que la gente utiliza la tecnología personal en su tiempo de trabajo y ocio.

Las futuras aplicaciones de pago móvil vendrán impulsadas tanto por los fabricantes de dispositivos, como por entidades financieras o cadenas comerciales, tipo Starbucks.

Sin embargo, los pagos móviles que utilizan la tecnología Near Field Communication (NFC), como Apple Pay, Samsung Pay y Android Pay, estarán limitadas por su corto alcance y la falta de colaboración entre empresas minoristas y entidades financieras, además del escaso valor percibido por los clientes.

“Cualquier billetera móvil, vinculada al dispositivo, tendrá una adopción limitada y sólo si el dispositivo tiene una base instalada enorme podrá prosperar”, asegura Annette Jump, directora de investigación de Gartner. “En cambio, las soluciones basadas en la nube tendrán más oportunidades de tener éxito, ya que pueden llegar a un público más amplio y apoyar muchos casos de uso, más allá de las opciones cara a cara o en la tienda”, concluye (http://goo.gl/6muzJW)