Colourful arrows pointing up against sky

No cabe duda de que la tecnología Cloud es esencial para el Contact Center del futuro, ya que presenta un cambio de paradigma que lleva al negocio a reducir costes, incrementar la productividad, subirse al carro de la innovación y mejorar su arquitectura, para generar nuevos flujos de ingresos. No en vano, aporta escalabilidad, eficiencia, rendimiento, gestión automatizada y confianza en los datos. 

El objetivo de esta arquitectura es ofrecer experiencias superiores a los clientes y se presenta como una elección ideal para los negocios que buscan optimizar sus prácticas de atención al cliente con una eficiencia máxima. Por eso es crucial contar con un integrador como Datapoint Europe, que proporciona comunicaciones multicanal basadas en la nube privada. Herramientas que cuentan con todos los beneficios de una solución Cloud y que están respaldadas por la experiencia de todo un referente en tecnología de centros de contacto.

Según Forrester, el mercado global de la nube alcanzará los 236 mil millones de dólares en 2020, por lo que ‘subirse a la nube’ es una premisa obligada para no quedarse a la cola de la innovación en el Contact Center. Y es que esta tecnología aporta una gran flexibilidad al agente, que tiene la posibilidad de ser más versátil y puede procesar en función de la demanda, ofreciendo atención las 24 horas del día. Sin olvidar que también pueden gestionar los datos de los clientes a través de varios canales y resolver problemas con más precisión. 

La nube ofrece, además, adaptabilidad a las compañías cuando más la necesitan y reduce significativamente los costes iniciales que exigen el resto de soluciones. De esta forma, los Contact Centers pueden integrar plataformas y ahorrar dinero utilizando el modelo de pago por uso.

También es necesario hablar de la seguridad de la nube privada, donde pueden almacenarse los datos más importantes y críticos para la compañía. Gracias a las soluciones Cloud, además, las funciones de recuperación son más eficientes.