Crisis

La compañía ha anunciado unas pérdidas de más de 560 millones de euros en los primeros nueve meses de este año, aunque sus ingresos se han estabilizado. Los directivos de la compañía han desvelado unas ventas de 2.069 millones de euros en este periodo, con un crecimiento prácticamente plano, “si se excluye la estacionalidad del negocio de elecciones, las ventas en los nueve primeros meses de 2015 habrían crecido un 2%”, según su presidente, Fernando Abril Martorell.

Pero lo más llamativo es que el resultado neto de los nueve primeros meses de 2015 se tradujo en unas pérdidas  de 561 millones de euros, principalmente debido a los efectos no-recurrentes (557 millones en los nueve primeros meses de 2015 al EBIT).

“Eliminando los efectos no-recurrentes, el resultado neto en los nueve primeros meses de 2015 habría sido de -56 millones de euros, frente a un resultado de + 78 millones de euros en los nueve primeros meses de 2014”, argumenta el comunicado oficial (http://goo.gl/Zz4QcM).